img Tu Me Salvaste  /  Capítulo 18 16  | 62.07%
Instalar App
Historia
Capítulo 18 16
Palabras:2513    |    Actualizado en:25/08/2021

Nathan...

Verla dormir se ha convertido en mi nuevo pasatiempo. No voy a negar que mi amigo, se ha estado quejando en mi entrepierna por no darle uso con ella. Pero no quiero apresurarla con nada. Bastante tiene con su vida complicada para yo agregarle que quiero hacerle el amor.

¿Hacerle el amor?

«Hace años dejé de usar esas palabrerías», río por mis pensamientos.

Debido a mi trabajo las mujeres prefieren tenerme para una escapada, sexo rápido, pero nada serio. Lamentablemente nunca estoy disponible para cuando me necesitan. Me pierdo muchas fechas importantes y la mayoría de las veces, las chicas se cansan de mi trabajo.

—Mi pequeña rusa, si supieras todo lo que despiertas en mí no estarías durmiendo tan plácidamente sobre mi pecho —susurro por lo bajo.

Su respiración es pausada, sus ojos están un poco hinchados de tanto llorar, sus mejillas tienen rastro de las lágrimas de anoche y su boca…

Dios, su apetitosa boca me dio hambre.

Quito varios cabellos que caían por su cara, me empiezo acercar lentamente dando pequeñas caricias por su mejilla. Se me hace agua la boca. Mi nariz acaricia la de ella haciéndola gemir.

¡Joder, quiero besarla!

—Danielle, tengo hambre —su voz se escucha ronca.

Me alejo rápidamente. A buena hora te vienes a querer despertar.

Empieza a balbucear y a decir cosas sin sentido. Moviéndose despacio sobre mi pecho, abre sus orbes azules lentamente acostumbrándose a la luz. Se aleja de mí y siento frío en donde ella hace segundos estaba.

—¿Nate? —frota sus ojos haciendo una mueca de dolor—. Ouch, me duelen —susurra, pero logró oírla—. ¡Debo parecer una mosca! —exclama indignada.

Me río levantándome del suelo y lo que ayer parecía muy cómodo, hoy mis entumecidas piernas lo ponen en duda. Ella se levanta y se fue primero al baño, después de un rato salió y seguí yo.

—No sé qué suelas desayunar y no quise revisar mucho, por eso preparé cereal y leche —sus mejillas se tornan de color rojo.

—Tranquila, igual no tenía más nada para comer aquí —ambos reímos y comenzamos a comer.

—— Bloqueado ——
Instalar App para leer más
Anterior              Siguiente
img
img
img