img Siempre Tuya  /  Capítulo 1 El primer encuentro  | 0.35%
Instalar App
Historia
Siempre Tuya
Siempre Tuya
img img img
Capítulo 1 El primer encuentro
Palabras:1925    |    Actualizado en:11/06/2021

Perspectiva de Sophia:

Un largo y profundo suspiro se me escapó de los labios mientras miraba insistentemente el reloj. Había estado esperando en la cafetería durante casi cuarenta y cinco minutos, pero todavía no había visto ni una señal del hombre que me envió el mensaje de texto el día anterior. El señor Daniel Kelley, CEO de Kelley International Corporation, mi "supuesto" prometido y quien sería mi esposo dentro de tres semanas.

Él dijo que quería que nos conociéramos personalmente antes de que se anunciara nuestra fiesta de compromiso la semana siguiente, así que cancelé mi primer ensayo solo para encontrarme con él.

Tal vez resulte extraña la mencionada celebración. ¿Cómo pueden comprometerse dos personas sin conocerse o sin siquiera haberse visto antes? Bueno, este sería solo un matrimonio contractual, por lo que no era necesario que hubiera intimidad entre nosotros. Solo íbamos a estar casados por un año y después de eso, cada cual tomaría su camino nuevamente.

"Esperaré solo diez minutos más. No, cinco. Si él no llega en cinco minutos, me iré y no me verá hasta el día de la fiesta", murmuré en voz baja entre tanto recorría el restaurante con la vista.

Para mantenerme ocupada mientras esperaba, volví a ponerme los auriculares para escuchar la música que había descargado recientemente, al tiempo que seguía creando nuevos pasos de baile en mi cabeza.

Ya estaba entusiasmada con la melodía y disfrutando del ritmo cuando noté que había alguien parado frente a mí. Me quité los audífonos y cuando levanté la mirada, vi a un hombre alto y guapo con un traje oscuro.

Lo primero que noté fueron sus ojos fríos y desprovistos de emoción, como si pertenecieran a un hombre inconmovible.

"Sophia".

Mi respiración se cortó con el sonido de su voz, tan poco amable pero tan sexy y al escucharlo pronunciar mi nombre, un escalofrío me recorrió la espalda.

"Sí. ¿Es usted el señor Kelley?".

Al hacerle esta pregunta enderecé mi asiento, mientras lo miraba directamente a los ojos; pero él no me respondió, en vez de eso, tomó la silla que estaba frente a mí y se acomodó sin dejar de observarme. La escena era un poco extraña y espeluznante, pero contuve la respiración y controlé mis impulsos para no apartar la mirada.

"Señor Kelley, ¿verdad?".

A pesar de mi insistencia, esta vez, tampoco obtuve respuesta.

Estaba a punto de preguntarle si estaba un poco sordo cuando finalmente abrió la boca.

"Dime, Sophia. ¿Cuánto dinero te ofreció mi mamá para que acepte este trato?".

Su actitud me desconcertó, ya que nunca imaginé que me preguntara algo así. A eso le llamaban no irse por las ramas. No anduvo con rodeos. Fue directo al grano, sin siquiera decir "Hola".

"¿Qué? ¿C-cómo dice?".

Yo estaba estupefacta, así que le pedí que se explicara mejor.

"Vamos, Sophia. Solo quiero saber cuánto dinero te ofreció mi mamá por este trato".

Tragué saliva al notar que me miraba como si yo estuviera sucia.

"¿Cómo la conociste y qué le dijiste para que te eligiera para interpretar esta farsa?", inquirió.

Me reí entre dientes con sarcasmo al escuchar una pregunta tan absurda.

"Disculpe, ¿señor Kelley? Para su información, ¡su madre no me ofreció ni un centavo de la cuenta bancaria de su familia!".

"¿Entonces, quieres decir que acabas de llegar a un acuerdo sin recibir nada a cambio? Oh, vamos, señorita Sophia. ¡Soy un hombre de negocios y nunca podrás engañarme como a mi mamá!".

Al escucharlo, cerré los puños con fuerza y traté de calmar mis furiosos nervios. ¿Cómo se atrevía este hombre a insultarme con su dinero? Sin embargo, en lugar de gritar y lanzarle una mirada asesina, esbocé una sonrisa que seguramente lo pondría frenético.

"¿Es esta la razón por la que quería conocerme, señor Daniel Kelley? Solo para insultarme y echarme en cara que lo único que me interesa es su dinero".

"¿Por qué...? ¿Acaso no es ese el motivo por el que estuviste de acuerdo con esto? Entonces, dime cuánto necesitas...", sugirió él.

"¿Y luego qué? ¿Me va a decir que me eche atrás y cancele el trato?", pregunté riendo entre dientes mientras sacudía la cabeza. "¡Escucha bien, Daniel Kelley! ¡No todo en este mundo tiene un precio, ni se puede comprar con tus tarjetas relucientes o con el precioso dinero que tienes en tus bolsillos!".

Acerqué mi rostro a él y noté su desconcierto al oír mis palabras.

"¡Te lo diré por última vez, tu mamá no me ofreció ni un centavo! De hecho, me pidió un favor. ¡Que ayudara a su hijo mayor y asumiera el papel de esposa durante un año! Sí, tengo una razón para casarme contigo, ¡pero no tiene absolutamente nada que ver con tu fortuna! Así que, solo dime directamente si no estás interesado en este matrimonio, pero no me insultes ni me juzgues; o si lo prefieres, puedes hablar con tu madre, ¡porque no soy yo quien insiste en este casamiento!".

Me levanté y tomé mi bolso de la mesa, pero recordé algo y tuve que decírselo.

"Tch, Tch, Tch, Daniel Kelley. Sí, eres apuesto, fuerte, sexy y podrías ser físicamente el marido perfecto...". La boca del joven estaba entreabierta mientras sus ojos se pusieron como platos. "...pero, ¿sabes de qué me he dado cuenta? ¡Tu apariencia es lo opuesto a tu actitud! ¡Apestas! ¡Necesitas ducharte más de tres veces al día durante todo un año!".

Vi cómo se sorprendió con mis últimas palabras, pero no esperé a que respondiera. Lo dejé boquiabierto y caminé hacia la entrada de la cafetería sin importarme lo que pensara de mí después de esto. Si no quería que me convirtiera en su esposa contractual, para mí estaba bien; pero no tenía que insultarme. Ya me habían humillado y censurado demasiado en el pasado, así que no iba a permitir que lo hiciera esta vez.

Al llegar a mi auto, dejé escapar un profundo suspiro y recé en silencio, cuando de repente comenzó a llover a cántaros y apenas podía ver a través de mi parabrisas. Arranqué el motor pues no tenía más remedio que conducir bajo aquella lluvia intensa. Si tan solo hubiera sabido que este sería el resultado de haber esperado casi una hora por el señor Kelley, no lo habría hecho. No, no debería haber accedido a encontrarme con él.

Lo que dije era cierto, sí, había llegado a un acuerdo con su madre, pero no a cambio de dinero, sino de su apellido, del apellido de su familia. Tuve que hacerlo, porque no me quedaba otra opción cuando su madre me propuso el trato.

~~~~~~~ ° ~~~~~~~ ° ~~~~~~~ ° ~~~~~~~

Recuerdo de Sophia:

Estaba en el estacionamiento del centro comercial y me dirigía a mi auto cuando noté que alguien me seguía. Al darme la vuelta, quedé petrificada. No podía creer que estaba parada frente al último hombre que quería ver, o mejor dicho, al que no quería volver a ver nunca más, el que casi arruinó mi vida en el pasado: Joseph De Luca.

"¿Guarda chi c'è? Finalmente ti ho trovato, Amore Mio" (¿Mira quién está aquí? Finalmente te encontré, mi amor), dijo sonriendo maliciosamente.

"¡No me llames amor, bastardo!", grité mientras se me ponía toda la piel de gallina.

"Esuberante", se rio entre dientes. "Non sei ancora cambiato. Come stai, Amore Mio?" (Sigues siendo temeraria. No has cambiado nada. ¿Cómo estás, mi amor?).

"¡Ho detto di non chiamarmi amore, cazzo! ¡Bastardo!". (¡Dije que no me llames 'amor'! ¡Bastardo!)

Él sonrió y cuando trató de acercarse a mí, di un paso hacia atrás, mientras mi corazón latía con más fuerza dentro de mi pecho.

"¿Dai, non ti manco?". (Vamos, ¿acaso no me extrañas?)

"Non mi mancherà mai la tua fottuta facia in tutta la mia vita!". (¡Nunca extrañaré tu maldita cara, en toda mi vida!)

Acto seguido, corrí hacia mi automóvil y estaba a punto de abrir la puerta cuando sentí una mano sobre la mía. Solo recuerdo que me tiró contra el auto y puso sus labios en mi cuello.

"¡Déjame ir! ¡Eres un maldito bastardo! ¡No te atrevas a tocarme!". Traté de empujarlo, pero él era más fuerte, así que solo pude gritar a todo pulmón: "¡Socorro! ¡Que alguien me ayude!". Reuní todas mis fuerzas y lo empujé, no sin antes darle una fuerte bofetada.

Él se tocó el rostro enrojecido y mostró una sonrisa irónica... que luego se convirtió en una carcajada demoníaca.

Traté de recuperar el aliento mientras lo veía burlarse de mí. No podía creer que me había encontrado con aquel hombre después de tanto tiempo, y justamente allí, en California, tan lejos de Italia, pero ¿por qué el destino trajo a este bastardo a este lugar?

"¿Quién hubiera imaginado que después de todos estos años nos volveríamos a ver, amore mio? ¿Por qué te fuiste de Italia? Te he estado buscando por todas partes. ¿Ves esto? ¿Todavía lo recuerdas?".

Joseph señaló la enorme cicatriz en su cuello y su rostro se puso serio, lo que aumentó la ansiedad que se apoderaba de mí.

"¡Esta es la maldita razón por la que te he buscado todo este tiempo! ¡Casi recorro toda Europa solo para encontrarte! ¿Por qué no me dijiste que te estabas escondiendo aquí en California?".

"¡Eres un hijo de puta! Si estás pensando que no vas a pagar por lo que me hiciste hace seis años, ¡estás equivocado!".

"Oh... mia Cara Ysabelle, ma non hai prueba delle tue acusar!". (Oh, mi querida Ysabelle, si no hay evidencias no puedes acusarme.)

"¡Sí, pero lo juro por Dios, Joseph! ¡Cuando tenga pruebas contundentes en tu contra, vas a podrirte en la cárcel!".

"Oh… Tch, Tch, tch. Ya han pasado seis años, Amore Mio. ¿No estás cansada? ¿Por qué no me das ahora el regalo que me negaste hace tiempo?".

"¡Vete a la mierda!", grité mientras me estremecía la idea de entregarme a aquel monstruo. "¡Me voy a casar, así que déjame en paz!".

Él me miró con los ojos entrecerrados, pero antes de que pudiera hablar, se escuchó una voz y vimos que tres hombres con uniforme blanco se acercaban.

"¿Qué está pasando aquí? Sophia, ¿estás bien?", preguntó la señora Kelley mientras se aproximaba a nosotros.

Joseph miró a los tres hombres que estaban frente a él y volvió la mirada hacia mí.

"Non abbiamo ancora finito, Amore Mio! Quando ci rivedremo, mi assicurerò di prenderti e renderti completamente Mio!", dijo con una mirada furiosa antes de alejarse.

"¡Uff!". Cerré los ojos y dejé escapar un profundo suspiro que había estado conteniendo.

"¿Estás bien, Sophia?". La mujer me dio unos golpecitos en el hombro y la miré con lágrimas en los ojos.

"Estoy bien, señora Kelley. Gracias por ayudarme".

"¡Pero no hice nada!".

"Señora, me ayudó a librarme de ese hombre y se lo agradezco".

"Sophia, si no te importa, ¿puedo preguntarte quién es él y qué dijo antes de irse?".

"Dijo que aún no habíamos terminado y que cuando me volviera a ver, no me dejaría escapar y me haría suya".

"¡Ay Dios mío! ¿Por qué lo hizo, ustedes son o fueron novios? ¿No dijiste que eras soltera?".

"Sí, señora, lo soy y nunca he tenido ninguna relación con ese hombre, ni lo haré. Prefiero morir a estar con él". La miré a los ojos para ver cuál sería su reacción si le contaba la verdad y luego le confesé: "Él trató de violarme hace seis años".

"¡Oh, mi santo Cristo!". Los ojos de la señora Kelly se abrieron como platos tras experimentar una intensa conmoción y en mi rostro se esbozó una sonrisa triste.

Anterior
             Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 El primer encuentro Capítulo 2 El pasado de Sophia Capítulo 3 El acuerdo Capítulo 4 Llamadas inesperadas Capítulo 5 La gran cena Capítulo 6 El rencuentro Capítulo 7 La fiesta de compromiso (Primera parte) Capítulo 8 La fiesta de compromiso (Segunda parte) Capítulo 9 No te tragues esas palabras Capítulo 10 La boda Capítulo 11 Me mudo con él Capítulo 12 Un nuevo día Capítulo 13 No somos amigos
Capítulo 14 Tu color favorito
Capítulo 15 Señorita
Capítulo 16 Él siente celos
Capítulo 17 La competencia de baile
Capítulo 18 La sorpresa de Sophia
Capítulo 19 Te lo mereces
Capítulo 20 Cabeza hueca
Capítulo 21 Es mejor morderse la lengua
Capítulo 22 Besos falsos
Capítulo 23 ¡No son celos!
Capítulo 24 La ausencia de Sophia
Capítulo 25 La esposa terca
Capítulo 26 ¡Campeones!
Capítulo 27 Rian desapareció
Capítulo 28 ¿Qué le está pasando
Capítulo 29 El accidente de Alex
Capítulo 30 Una pérdida de tiempo
Capítulo 31 Es él
Capítulo 32 La tormenta
Capítulo 33 La madre de Sophia
Capítulo 34 Lo siento
Capítulo 35 Preso de los celos
Capítulo 36 La señora Kelley
Capítulo 37 ¡Ella es igual que las otras chicas!
Capítulo 38 El juicio equivocado
Capítulo 39 Eso es lo que llamamos amor
Capítulo 40 Tu esposa es una mujer fuerte
Capítulo 41 Un admirador secreto
Capítulo 42 Confundida
Capítulo 43 Si no hay beso, no hay teléfono
Capítulo 44 Layla
Capítulo 45 Déjà vu
Capítulo 46 Negación
Capítulo 47 Ella es como un acertijo
Capítulo 48 Dormirás en mi habitación
Capítulo 49 ¿Dónde está mi beso
Capítulo 50 Es un buen hombre
Capítulo 51 Osito de peluche
Capítulo 52 Está enfermo
Capítulo 53 ¿Puedes cantar para mí
Capítulo 54 La tienda de regalos
Capítulo 55 Mi esposa
Capítulo 56 Un beso apasionado
Capítulo 57 Una pequeña cosa loca llamada amor
Capítulo 58 No vivas en el pasado
Capítulo 59 La suerte no estaba del lado de Sophia
Capítulo 60 Lo opuesto a la verdad
Capítulo 61 Decepcionada
Capítulo 62 Ya me cansé
Capítulo 63 Paquete
Capítulo 64 El amor de una madre
Capítulo 65 Ya no constituyen un matrimonio
Capítulo 66 Si la mirada matara…
Capítulo 67 Ridículo
Capítulo 68 Él te ama, Belle
Capítulo 69 Rendirse
Capítulo 70 ¡Tengo una idea!
Capítulo 71 Plan de escape
Capítulo 72 Ella lo sigue a San Diego
Capítulo 73 Estás borracha
Capítulo 74 ¡Sí…te amo!
Capítulo 75 Déjame explicarte
Capítulo 76 Enamorarse no es un error
Capítulo 77 ¡Te equivocaste, amigo!
Capítulo 78 ¡Estaba equivocado!
Capítulo 79 Su padre
Capítulo 80 ¡Amo mi vida!
Capítulo 81 Tu padre está enfermo
Capítulo 82 ¡Me equivoqué!
Capítulo 83 ¿Qué hay en la caja
Capítulo 84 ¡La amo!
Capítulo 85 Quiero conocer a tu marido
Capítulo 86 El falso yerno
Capítulo 87 Nunca lo dejaré de amar
Capítulo 88 Invitados
Capítulo 89 ¡No quiero ver tus joyas!
Capítulo 90 Les haré pagar, cariño
Capítulo 91 Sin motivos para celebrar
Capítulo 92 Una segunda oportunidad
Capítulo 93 El interrogatorio
Capítulo 94 Las últimas palabras de su padre
Capítulo 95 ¿Puedes volver a ser mi osito de peluche
Capítulo 96 Un buen padre
Capítulo 97 Los De Lucca
Capítulo 98 ¡No te pedí que te quedaras!
Capítulo 99 ¡Protegeré lo que es mío!
Capítulo 100 De regreso
img
  /  3
img
img
img
img