img Siempre Tuya  /  Capítulo 2 El pasado de Sophia  | 0.69%
Instalar App
Historia
Capítulo 2 El pasado de Sophia
Palabras:2049    |    Actualizado en:11/06/2021

"Dime qué pasó, Sophia. Prometo ayudarte", dijo la señora Kelley con determinación.

Sonreí amargamente y bajé la cabeza. Estábamos de vuelta en el centro comercial, dentro del restaurante. He pasado mucho tiempo guardando este secreto. Desde que comencé a vivir en California, a nadie se lo he contado. Bueno, excepto a Rian, mi amiga de la universidad.

Sentí que me tomaba la mano.

"Puedo ser tu madre, Sophia. Conozco parte de la historia sobre tus padres, pero nunca me has contado la tuya. Puedes ser sincera conmigo".

La señora Kelley o, mejor dicho, Sonia Kelley, era una de mis alumnas en la clase de zumba. Nos conocíamos desde hace dos años y era una leal cliente que siempre me recomendaba a mí y a mi academia de baile a todos sus amigos y colegas. Ella había sido como una madre para mí y conocía todos los sacrificios que había tenido que hacer para alcanzar mis objetivos en la carrera. También, cada vez que teníamos un concurso de baile internacional, era una de nuestras patrocinadoras.

La miré y tomé aliento, antes de comenzar a contarle sobre este horrible capítulo de mi vida pasada en Bolonia, Italia.

"Joseph De Luca, era el nombre de mi exprometido. Yo tenía apenas dieciocho años cuando la empresa de mi padre sufrió una grave crisis financiera, y él no sabía cómo solucionarla. Hasta que un funesto día, me llamó y me dijo que me había comprometido con un tal Joseph De Luca. Yo ni siquiera lo conocía. Así que, le pregunté por qué lo había hecho y me explicó que era para asegurar mi futuro.

Pero un día, escuché a mi padre hablando con un desconocido visitante en la sala de estar. El hombre le aseguraba que ya había transferido la suma de dinero acordada. También le dijo que yo debería prepararme para la boda y que para que su hijo y yo nos conociéramos mejor, habían comprado una propiedad a poca distancia de la nuestra.

Apenas conocí a Joseph, por la forma en que me miraba, sentí inmediatamente que algo no andaba bien. Pero cuando le conté a mi padre sobre mis sospechas, me dijo que no era cierto, que mi prometido era un buen hombre y que sería el marido perfecto. Yo no le creí, así que, con la ayuda de mi primo, traté de investigar un poco sobre él. De ese modo, supe que era un graduado en Tecnologías de la Información, pero la noticia más impactante para mí no fue esa, sino descubrir que era un adicto a las drogas y que también traficaba con ellas".

"¿Le informaste a tu padre sobre eso?", preguntó la dama, horrorizada.

"Sí, claro, se lo dije. Incluso, le mostré los resultados de la investigación que hice, ¡pero él me dijo gritando que no creyera en noticias falsas!".

"¿Noticias falsas? Una noticia falsa deja de serlo cuando tienes evidencias".

"Sí, eso mismo le dije, pero no me creyó. En vez de eso, siguió adelante con el compromiso. En ese punto, un día me decidí a hablar con mi futuro esposo. Quería hablar con él y suplicarle que cancelara la boda. Fui a su casa, que estaba cerca de la nuestra. Layla, la criada, fue quien me abrió la puerta. Le pregunté por Joseph y me señaló su habitación. Pero al pasar junto a ella, me agarró de la mano. Me dijo que tuviera mucho cuidado si iba a hablar con él dentro de la habitación. Al principio no la entendí, pero asentí con la cabeza.

Cuando entré, comprendí sus palabras, y la escena que presencié conmocionó todo mi cuerpo. Con mis propios ojos pude confirmar que no eran falsos rumores. Dentro de su cuarto, él, junto a dos amigos, se estaba drogando. Estaba inhalando un polvo blanco que cubría una lámina de metal plateada, mientras uno de sus amigos sostenía por debajo un encendedor. Y cuando notaron mi presencia, corrí hacia la puerta asustada y bajé las escaleras. Fue como jugar al escondite. Grité pidiendo ayuda y Layla salió corriendo de la cocina, pero al ver la mirada glacial de Joseph nos dio la espalda".

Parpadeé, tratando de controlar las lágrimas, pero no pude. Mi rostro estaba bañado en lágrimas.

"¿No había otras sirvientas allí? ¿Algún guardia de seguridad o alguien de la familia dentro de la casa? ¿Nadie te ayudó o tan siquiera te escuchó cuando pediste ayuda?".

"No sé por qué, pero no había nadie más dentro de su casa en ese momento, excepto la sirvienta y un guardia en la puerta".

"Entonces, ¿qué pasó después de eso? ¿Qué te hicieron él y sus amigos?".

"Me llevaron de regreso a su habitación y me empujaron a la cama. Ordenó a sus amigos que se fueran a casa porque me quería solo para él. Grité pidiendo ayuda mientras trataba de empujarlo, pero era mucho más fuerte que yo. Rasgó mi blusa, mi falda y mi ropa interior. Le rogué que se detuviera, pero no me escuchó. Dijo que yo era su prometida y que pronto sería su esposa, así que tenía derecho a tomar lo que era suyo".

"¡Pero aún no estaban casados!".

"No le importó, a pesar de que le dije que esperara hasta la noche de nuestra boda, no me hizo caso y continuó desnudándome. Ya estaba a punto de consumar el hecho cuando se escucharon fuertes golpes en la puerta. Debido al efecto de las drogas y de la lujuria, no se había dado cuenta de que no había cerrado la puerta con llave. No se necesitaron muchos golpes para que se abriera. Era Layla, vi su rostro blanco como un papel debido al nerviosismo.

Yo estaba llorando y pidiendo ayuda a gritos, pero la dócil sirvienta se acobardó ante la cruel mirada y los alaridos de Joseph, por lo que se dio la vuelta para marcharse, no sin antes decir con voz inaudible que mi padre y el señor De Luca habían llegado. Ambos lo estaban esperando en la sala. Mi mirada y la de Layla se cruzaron por solo un instante, y entendí claramente que no podía hacer más nada por mí. Y como Joseph todavía estaba distraído, aproveché la oportunidad. Usé toda mi fuerza para empujarlo y patearlo en los testículos. También intenté abofetearlo con la mano donde portaba mi anillo de diamantes, pero solo atiné a rozarle el cuello, aun así, le hice un profundo corte.

Salí corriendo de la habitación y bajé las escaleras, sin preocuparme por mi exigua vestimenta, que se reducía solamente a una falda rasgada y a un trozo de blusa. Mi padre y el señor De Luca no podían creer lo que veían, cuando me vieron correr despavorida escaleras abajo. Mi padre me envolvió inmediatamente con su chaqueta y me preguntó qué había pasado y qué estaba haciendo arriba. Pero antes de que pudiera explicarle, escuché los pasos de Joseph detrás de mí y enseguida les contó una historia diametralmente opuesta a la mía. ¡Dijo que era yo, por dinero, quien lo estaba forzando a tomarme!

Traté de explicar mi presencia allí, pero no me creyeron. Él estaba sangrando y todos se tragaron su interpretación de inocente víctima. Borró rápidamente todas las grabaciones de las cámaras de vigilancia y el día siguiente, Layla desapareció repentinamente de la casa. La sirvienta es mi único testigo, pero hasta ahora, mis esfuerzos por encontrarla han sido infructuosos. Y esa es la razón por la que me fui de Bolonia. Mi propio padre no me creyó. En cambio, me acusó de seducir al señor De Luca y permaneció sordo ante mis explicaciones. El dinero de esos malditos lo había cegado.

Mi primo me ayudó a subir la historia a las redes sociales, pero después de una semana, la publicación desapareció sin dejar rastros. Usaron su dinero e influencia para desacreditarme y convertir a Joseph en la víctima. Entonces, decidí escaparme, porque siento que no valgo nada para mi propio padre. Pero eso no es todo, después de seis años, la persona que casi arruinó mi vida me encontró de nuevo y me amenazó con terminar lo que no logró hacer aquel día".

Limpié mis lágrimas con la otra mano.

"¿Y qué hay de tu madre? ¿Dónde estaba ella en ese momento?".

"Ella vive en Seattle. Nos abandonó cuando solo tenía diez años. Y no me molesté en buscarla. Ahora tiene su propia familia, es feliz con ellos y yo no tengo el valor de arruinar la dicha que sé que ella nunca recibió de mi padre".

"Pero ella es tu madre, y tiene derecho a saber qué te está pasando o qué te pasó. Especialmente ahora, que ese tal Joseph está aquí en California".

"Puedo hacer esto yo sola, señora Kelley. No la necesito. Ella nunca volvió a visitarme. Si realmente me consideraba su hija, debería haber regresado para llevarme con ella, ¡pero no! He vivido sola, sin ella y sin mi padre. Entonces, ¡no creo que me haga falta ahora!".

"Bueno, con todo el dolor que has experimentado en tu corta vida, no puedo culparte por sentirte así. Y debo decirte, que estoy muy orgullosa de ti, Sophia. Enfrentaste valientemente todos esos problemas en solitario. Eres una de las personas más tenaces que he conocido. Y te ayudaré".

La miré mientras me enjugaba las lágrimas.

"¡Te ayudaré a encontrar a Layla y haré que ese tipo sufra las consecuencias por lo que te hizo!".

"Señora Kelley. No tengo palabras...".

"Solo te pido algo a cambio, ¡cásate con mi hijo!".

Mis globos oculares casi se salen de las órbitas. Tan fuerte fue mi asombro, que decir que me sorprendí sería un eufemismo.

"S-Se... S-Señora… ¿Kelley?". Hasta la lengua se me había enredado.

Ella tomó mis dos manos con suavidad.

"Cásate con mi hijo, Sophia. Usaré su apellido y todas sus conexiones para encontrarla".

"P-Pero…"

"Mi hijo necesita una esposa en este momento y tú eres la mejor candidata".

Parpadeé asombrada. "Pero ni siquiera nos conocemos, señora Kelley. ¿Cómo puedo ser yo la mejor candidata? ¿Y por qué necesita una esposa, acaso no tiene una novia?".

"No, Sophia, eso no es lo que quiero decir. Te pido que te cases con él por sólo un año y luego, podrás marcharte y hacer lo que quieras con tu vida".

"¿Pero, por qué quiere que me case con él? Por favor, dígame la verdad. ¿Qué secreto me oculta?". No estaba segura, confía en ella, pero pude sentir que había algo que no me estaba diciendo o que no quería decirme.

"Mi hijo necesita una esposa contractual durante un año, para poder obtener una gran financiación de capital. Es un gran fondo de inversión europeo, y si conseguimos que inviertan en nuestra empresa, nos convertiremos en la compañía con mayores ingresos brutos en todo el estado de California".

"¿Entonces, esa es la verdadera razón por la que quiere que me case con él?".

"En parte sí, pero desde que conozco tu pasado, el coraje y la integridad que has demostrado tener, me han confirmado que no estaba equivocada. Déjame ayudarte, Sophia. Sé que no estás interesada en el dinero, pero…".

"Oh, no, no… Señora Kelley. No puedo hacerlo. Si me va a ofrecer una gran cantidad de dinero para que me case con su hijo, lo siento. No puedo aceptarlo y mi respuesta es no".

"Está bien, si eso es lo que quieres, no te ofreceré ni un solo centavo. Cásate con él y me aseguraré de encontrar al único testigo que tienes para presentar una demanda contra Joseph. Y por mi hijo, no te preocupes. Es un buen hombre, Sophia. Y si un día llegas a amarlo, seré la madre y la suegra más feliz del mundo".

Su último comentario me hizo sonreír.

"Pero, ¿no decía que este matrimonio era solamente por conveniencia? Por tanto, el amor y las emociones no están incluidos".

"Es verdad, sí, pero solo es una frase hipotética. Entonces, ¿cuál es tu decisión?".

"N-no lo sé todavía. Señora Kelley. Esta es una decisión que puede cambiar mi vida para siempre".

"Sophia, no exageres, es solo por un año. Después, puedes divorciarte si lo deseas".

"¿Sabe su hijo lo que está hablando conmigo?".

"No, pero se lo explicaré".

Fin del recuerdo...

~~~~~~ ° ~~~~~~~ ° ~~~~~~~ ° ~~~~~~~

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 El primer encuentro Capítulo 2 El pasado de Sophia Capítulo 3 El acuerdo Capítulo 4 Llamadas inesperadas Capítulo 5 La gran cena Capítulo 6 El rencuentro Capítulo 7 La fiesta de compromiso (Primera parte) Capítulo 8 La fiesta de compromiso (Segunda parte) Capítulo 9 No te tragues esas palabras Capítulo 10 La boda Capítulo 11 Me mudo con él Capítulo 12 Un nuevo día Capítulo 13 No somos amigos
Capítulo 14 Tu color favorito
Capítulo 15 Señorita
Capítulo 16 Él siente celos
Capítulo 17 La competencia de baile
Capítulo 18 La sorpresa de Sophia
Capítulo 19 Te lo mereces
Capítulo 20 Cabeza hueca
Capítulo 21 Es mejor morderse la lengua
Capítulo 22 Besos falsos
Capítulo 23 ¡No son celos!
Capítulo 24 La ausencia de Sophia
Capítulo 25 La esposa terca
Capítulo 26 ¡Campeones!
Capítulo 27 Rian desapareció
Capítulo 28 ¿Qué le está pasando
Capítulo 29 El accidente de Alex
Capítulo 30 Una pérdida de tiempo
Capítulo 31 Es él
Capítulo 32 La tormenta
Capítulo 33 La madre de Sophia
Capítulo 34 Lo siento
Capítulo 35 Preso de los celos
Capítulo 36 La señora Kelley
Capítulo 37 ¡Ella es igual que las otras chicas!
Capítulo 38 El juicio equivocado
Capítulo 39 Eso es lo que llamamos amor
Capítulo 40 Tu esposa es una mujer fuerte
Capítulo 41 Un admirador secreto
Capítulo 42 Confundida
Capítulo 43 Si no hay beso, no hay teléfono
Capítulo 44 Layla
Capítulo 45 Déjà vu
Capítulo 46 Negación
Capítulo 47 Ella es como un acertijo
Capítulo 48 Dormirás en mi habitación
Capítulo 49 ¿Dónde está mi beso
Capítulo 50 Es un buen hombre
Capítulo 51 Osito de peluche
Capítulo 52 Está enfermo
Capítulo 53 ¿Puedes cantar para mí
Capítulo 54 La tienda de regalos
Capítulo 55 Mi esposa
Capítulo 56 Un beso apasionado
Capítulo 57 Una pequeña cosa loca llamada amor
Capítulo 58 No vivas en el pasado
Capítulo 59 La suerte no estaba del lado de Sophia
Capítulo 60 Lo opuesto a la verdad
Capítulo 61 Decepcionada
Capítulo 62 Ya me cansé
Capítulo 63 Paquete
Capítulo 64 El amor de una madre
Capítulo 65 Ya no constituyen un matrimonio
Capítulo 66 Si la mirada matara…
Capítulo 67 Ridículo
Capítulo 68 Él te ama, Belle
Capítulo 69 Rendirse
Capítulo 70 ¡Tengo una idea!
Capítulo 71 Plan de escape
Capítulo 72 Ella lo sigue a San Diego
Capítulo 73 Estás borracha
Capítulo 74 ¡Sí…te amo!
Capítulo 75 Déjame explicarte
Capítulo 76 Enamorarse no es un error
Capítulo 77 ¡Te equivocaste, amigo!
Capítulo 78 ¡Estaba equivocado!
Capítulo 79 Su padre
Capítulo 80 ¡Amo mi vida!
Capítulo 81 Tu padre está enfermo
Capítulo 82 ¡Me equivoqué!
Capítulo 83 ¿Qué hay en la caja
Capítulo 84 ¡La amo!
Capítulo 85 Quiero conocer a tu marido
Capítulo 86 El falso yerno
Capítulo 87 Nunca lo dejaré de amar
Capítulo 88 Invitados
Capítulo 89 ¡No quiero ver tus joyas!
Capítulo 90 Les haré pagar, cariño
Capítulo 91 Sin motivos para celebrar
Capítulo 92 Una segunda oportunidad
Capítulo 93 El interrogatorio
Capítulo 94 Las últimas palabras de su padre
Capítulo 95 ¿Puedes volver a ser mi osito de peluche
Capítulo 96 Un buen padre
Capítulo 97 Los De Lucca
Capítulo 98 ¡No te pedí que te quedaras!
Capítulo 99 ¡Protegeré lo que es mío!
Capítulo 100 De regreso
img
  /  3
img
img
img
img