img Todo es un arreglo del destino  /  Capítulo 3 Mírame  | 1.23%
Instalar App
Historia
Capítulo 3 Mírame
Palabras:739    |    Actualizado en:17/11/2022

Esos aretes habían sido un regalo de Ivan, a quien ella trataba como a su propio hermano menor. Él los había mandado a hacer especialmente personalizados para ella con su primer salario como pintor. En el diseño del copo de nieve estaban grabadas las iniciales de él.

Cuando se los dio, él se veía muy orgulloso, y le dijo que ella era tan pura y limpia como los copos de nieve. Por esa razón se decidió por ese diseño.

Ahora Sheila estaba triste porque uno de ellos había desaparecido sin que ella se diera cuenta. Tras quitarse el que tenía, lo guardó en una cajita.

De hecho le daba miedo de que se le perdiera el otro arete en el hotel y alguien conectara los puntos si la veían usando un arete que hacía juego con ese.

Al día siguiente, ella se despertó con fiebre y no se levantó hasta la tarde.

Tan pronto como puso un pie dentro de la sala de estar, vestida elegantemente, Winnie la regañó. "¿Por qué llegas tan tarde? Vístete que vas al Hotel Hilton con nosotros".

Sheila se la quedó mirando sin comprender lo que estaba pasando. Al notar su confusión, Enoch explicó con una sonrisa: "La familia Lamont nos mandó a llamar. De hecho nos invitaron a hablar sobre el compromiso entre Winnie y Gerald Lamont".

Los Lamont eran los más ricos y poderosos de Soulas, y Gerald era uno de ellos.

¿Desde cuándo Winnie se había juntado con él?

Antes de que Sheila pudiera darse cuenta, Winnie pestañeó hacia su padre como una niña inocente. "Papá, ¿por qué te molestas en explicarle las cosas? Ella es demasiado tonta para entender. Tú ve con mamá; yo iré con Sheila en otro auto".

Una vez que Enoch por fin se hubo ido, Winnie enseguida dejó de actuar y se dio la vuelta para mirar el delicado rostro de Sheila. De repente y sin previo aviso, la abofeteó.

"¿Por qué no llevas tus anteojos? Te lo advierto, si vuelvo a ver tus ojos sugestivos, te los arrancaré".

Aunque ellas eran bastante similares, los ojos de Sheila eran como hermosas medias lunas, por lo que cada vez que sonreía, se veía irresistible, y el pequeño lunar al lado de su ojo se sumaba a su encanto. En pocas palabras, ella era mucho más hermosa que Winnie.

Por eso esta última le había exigido que, siempre que las dos fueran al mismo lugar y al mismo tiempo, Sheila tenía que taparse los ojos.

Aturdida, esta se cubrió la mejilla hinchada, y cuando recobró el sentido, sacó los anteojos de gruesa montura negra de su bolsillo y se los puso, enmascarando así su belleza en un instante.

Al verla, Winnie resopló con satisfacción y se dirigió hacia el auto sin decir una palabra más.

De todos modos, cuando Sheila subió al auto, la otra chica se inclinó y la amenazó en voz baja: "Ten cuidado. El hombre con el que te acostaste anoche va a ser mi prometido, pero no te atrevas a decir la verdad".

Sheila se limitó a asentir. Resultó que el hombre con el que se había acostado la noche anterior era Gerald Lamont, y eso la dejó un poco perdida.

Tan pronto como llegaron a la habitación del hotel, Winnie estaba a punto de arreglarse el maquillaje cuando se dio cuenta de que había dejado su lápiz labial en el auto, así que rápidamente le ordenó a Sheila que lo fuera a buscar.

Obediente, esta corrió al estacionamiento, e iba tan rápido que accidentalmente tropezó con un hombre justo cuando doblaba la esquina del pasillo, y debido al impacto, sus anteojos cayeron al suelo con estrépito.

Sorprendida, ella soltó un gritito y se cubrió la frente con la mano. Al levantar la cabeza, sus ojos se encontraron con los de Gerald. ¡Era él! ¡Era el hombre de la noche anterior!

Entonces las escenas que había estado tratando de olvidar se asomaron a su mente y recordó el dolor en su cuerpo.

Con la mente en un lío, ella comenzó a temblar incontrolablemente, como si tuviera miedo de que ese hombre la pudiera coger a su antojo como la noche anterior.

Para calmarse, ella se pellizcó el muslo e inmediatamente se disculpó con él. "Lo siento", dijo y enseguida bajó la cabeza, fingiendo buscar sus anteojos.

Justo cuando pensaba que se había salido con la suya, la voz baja de Gerald la sobresaltó.

"Mírame".

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Un trato humillante Capítulo 2 El arete perdido Capítulo 3 Mírame Capítulo 4 Calumnias Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien Capítulo 6 Él le quitó la virginidad Capítulo 7 Arrodíllate y júramelo Capítulo 8 Casi ser reconocida Capítulo 9 Exponer su verdadero yo Capítulo 10 Solo una sustituta
Capítulo 11 Besándose frente a todos
Capítulo 12 Identidades cambiadas
Capítulo 13 Familiar
Capítulo 14 Vivir bajo su sombra
Capítulo 15 Siendo amenazada de nuevo
Capítulo 16 El héroe salva a la protagonista
Capítulo 17 Una mujer vanidosa
Capítulo 18 Yo lo salvaré
Capítulo 19 Humillando a Sheila
Capítulo 20 Defenderla
Capítulo 21 Tubo de ungüento
Capítulo 22 Desaprobación
Capítulo 23 La rueda de la fortuna
Capítulo 24 La llave
Capítulo 25 Un amor robado
Capítulo 26 Drogado de nuevo
Capítulo 27 Una mujer calculadora
Capítulo 28 Que ella pague por eso
Capítulo 29 Quién es esta hermosa dama
Capítulo 30 Visitando a los padres de Gerald
Capítulo 31 Incapaz de distinguir a las dos
Capítulo 32 Dame el anillo
Capítulo 33 Un pervertido
Capítulo 34 Una inmoral
Capítulo 35 Un beso de humillación
Capítulo 36 Amor no correspondido
Capítulo 37 Cambio de medicina
Capítulo 38 Nuevo trabajo
Capítulo 39 Salvando a Gerald
Capítulo 40 Un hermoso sueño
Capítulo 41 Con la dignidad hecha pedazos
Capítulo 42 Un beso
Capítulo 43 El mejor regalo
Capítulo 44 Un suave beso
Capítulo 45 Un hombre extraño
Capítulo 46 Shawn Laird
Capítulo 47 Llamada inesperada
Capítulo 48 La sospecha de Gerald
Capítulo 49 Plan de aborto
Capítulo 50 Está embarazada
Capítulo 51 Sospechas
Capítulo 52 Tienes que abortar
Capítulo 53 El niño se ha ido
Capítulo 54 Un bebé que lloraba
Capítulo 55 Supuesta ilusión
Capítulo 56 Estúpido infiel
Capítulo 57 Una mujer infiel
Capítulo 58 Las emociones que le provoca
Capítulo 59 Un escándalo
Capítulo 60 El dolor de perder a su hijo
Capítulo 61 La desaparición de Ivan
Capítulo 62 Un beso dominante
Capítulo 63 Disculpa forzada
Capítulo 64 Más humillación
Capítulo 65 Tortura intensa
Capítulo 66 Encontrarse de nuevo
Capítulo 67 Nunca seremos una pareja
Capítulo 68 Reunión incómoda
Capítulo 69 La escena de abuso sexual
Capítulo 70 Un grito de ayuda
Capítulo 71 Furia
Capítulo 72 Tensión a escondidas
Capítulo 73 Un visitante inesperado
Capítulo 74 Invitación al banquete
Capítulo 75 Vanidad
Capítulo 76 Una escena en el banquete
Capítulo 77 El beso del demonio
Capítulo 78 Volver a perder el control
Capítulo 79 Una pelea entre dos hombres
Capítulo 80 Una advertencia
Capítulo 81 Verdadera personalidad
Capítulo 82 Cambios inesperados
Capítulo 83 Embarazo
Capítulo 84 Siguiendo el juego
Capítulo 85 Nunca es suficiente
Capítulo 86 Emborrachándose
Capítulo 87 Quién soy yo para ti
Capítulo 88 Pesadilla
Capítulo 89 Anuncio de embarazo
Capítulo 90 Algo anda mal
Capítulo 91 La suplente
Capítulo 92 Un encuentro después de emborracharse
Capítulo 93 Un tipo peligroso
Capítulo 94 La luz en la noche oscura
Capítulo 95 El resfriado
Capítulo 96 El anillo perdido
Capítulo 97 Sospechosa
Capítulo 98 La verdad
Capítulo 99 Posponer la boda
Capítulo 100 Visitando a Ivan
img
  /  3
img
img
img
img