img Todo es un arreglo del destino  /  Capítulo 4 Calumnias  | 1.64%
Instalar App
Historia
Capítulo 4 Calumnias
Palabras:772    |    Actualizado en:17/11/2022

Al escucharlo, Sheila se estremeció y casi dejó caer sus anteojos que acababa de recoger del suelo.

No obstante, respiró hondo, haciendo todo lo posible por calmarse, y volvió a ponérselos sin revelar su cara. Acto seguido, levantó la cabeza y sonrió rígidamente.

Gerald llevaba puesto un traje azul oscuro a la medida que destacaba perfectamente su alta figura, y aunque estaba parado casualmente, a los ojos de Sheila, parecía un emperador.

Sin embargo, ella sabía bien que debajo de su muy hermosa apariencia había una bestia ferozmente lujuriosa.

Él se quedó mirándola profundamente, pero no dijo una palabra.

Su mirada era tan aguda que la puso nerviosa, y sentía que se le quemaban las áreas de su cuerpo que él había tocado la noche anterior. Incapaz de soportarlo más, ella estaba a punto de apartar su mirada cuando una juguetona voz masculina sonó detrás de Gerald.

"Mi querido hermano, ¿por qué será que las mujeres siempre se te lanzan encima?".

Sheila miró en dirección a la voz y vio a un chico que apenas parecía tener la mayoría de edad. La verdad era que él también era guapo y parecía tener un semblante alegre. Con una risita jugando en las comisuras de sus labios, miró a Sheila de arriba abajo sin escrúpulos.

"Todavía no he arreglado cuentas contigo sobre tu falta a la escuela, eh. ¿Cómo te atreves a burlarte de mí de esa manera?", cuestionó Gerald al tiempo que se giraba para mirarlo con frialdad.

Herbert Lamont ipso facto se quedó en silencio e hizo un puchero malhumorado. Por su parte, Gerald lo miró con los ojos entrecerrados antes de girarse de nuevo a mirar a la extraña mujer que tenía delante.

Ella tenía la cabeza un poco gacha, llevaba anteojos de montura negra y gruesa, una camisa gris sencilla y pantalones cortos de aspecto sencillo, pero su piel era sorprendentemente delicada. En ese momento, él se preguntó cómo se vería si dejara todo tipo de marcas en él, y un sentimiento de familiaridad ondeó en su corazón.

Él estaba seguro de que nunca antes la había visto, pero inexplicablemente sentía que sí.

Frunciendo levemente el ceño, quiso quitarle los anteojos para ver quién era.

A medida que él se le acercaba, los esbeltos hombros de Sheila comenzaron a temblar. Justo cuando ella se decidió a huir, la puerta de la sala privada se abrió violentamente de una patada.

"¡Sheila! ¡Ugh! ¿Qué demonios te está tomando tanto tiempo?". Los zapatos de tacón alto de Winnie resonaron contra el suelo de mármol del hotel mientras se pavoneaba hacia Sheila. "He estado esperando por al m...".

No obstante, apenas vio claramente que la persona que estaba junto a Sheila era Gerald, se detuvo en seco, y de repente, su voz se volvió suave y dulce. "¡Gerald! ¿Cuándo llegaste? ¿Por qué no entraste de una vez?".

Él no le respondió ni una sola palabra, y mientras bajaba su mano, sus ojos se movieron entre las dos chicas de aspecto similar.

Al notar la mirada curiosa en él, Winnie apretó los dientes molesta.

¿Acaso la maldita de Sheila le había dicho a Gerald que ella era la mujer que se había acostado con él la noche anterior?

Hirviendo de odio, ella le lanzó una mirada.

Obviamente pensó que esa perra era su ruina.

Haciendo todo lo posible por reprimir su ira, ella forzó una sonrisa y le presentó a Sheila a Gerald. "Esta es Sheila; mis padres la adoptaron. Nos parecemos, ¿no crees?".

Al encontrarse con mero silencio, tosió con incomodidad y agregó: "Nosotras éramos muy unidas, pero cuando ella terminó la secundaria, envidió mi belleza y robó el dinero de mis padres para hacerse cirugía plástica".

Mientras Winnie la calumniaba frente al hombre, Sheila no pudo hacer más que apretar los puños hasta que sus uñas se le clavaron dolorosamente en las palmas. Las mentiras increíbles de Winnie fueron como una dolorosa y gélida bofetada.

Por alguna razón, la verdad era que ella no quería que Gerald pensara mal de ella.

De todos modos, Winnie continuó con sus mentiras, "Los padres de mi pobre hermana menor murieron a una edad temprana, y por eso ella ha estado codiciando nuestro dinero desde que la incorporamos a nuestra familia. Incluso se hizo cirugías plásticas con mi cara como referencia para conquistar hombres ricos...".

Al escuchar eso, Herbert resopló fuertemente, interrumpiéndola. "Disculpe, pero creo que su hermana menor se ve incluso más bonita que usted, señorita Newell. ¿Sabe qué? Calumniar a otros no ocultará su fealdad.

Y de hecho me atrevería a decir que es usted la que ha pasado por el quirófano, ¿no es así?".

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Un trato humillante Capítulo 2 El arete perdido Capítulo 3 Mírame Capítulo 4 Calumnias Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien Capítulo 6 Él le quitó la virginidad Capítulo 7 Arrodíllate y júramelo Capítulo 8 Casi ser reconocida Capítulo 9 Exponer su verdadero yo Capítulo 10 Solo una sustituta
Capítulo 11 Besándose frente a todos
Capítulo 12 Identidades cambiadas
Capítulo 13 Familiar
Capítulo 14 Vivir bajo su sombra
Capítulo 15 Siendo amenazada de nuevo
Capítulo 16 El héroe salva a la protagonista
Capítulo 17 Una mujer vanidosa
Capítulo 18 Yo lo salvaré
Capítulo 19 Humillando a Sheila
Capítulo 20 Defenderla
Capítulo 21 Tubo de ungüento
Capítulo 22 Desaprobación
Capítulo 23 La rueda de la fortuna
Capítulo 24 La llave
Capítulo 25 Un amor robado
Capítulo 26 Drogado de nuevo
Capítulo 27 Una mujer calculadora
Capítulo 28 Que ella pague por eso
Capítulo 29 Quién es esta hermosa dama
Capítulo 30 Visitando a los padres de Gerald
Capítulo 31 Incapaz de distinguir a las dos
Capítulo 32 Dame el anillo
Capítulo 33 Un pervertido
Capítulo 34 Una inmoral
Capítulo 35 Un beso de humillación
Capítulo 36 Amor no correspondido
Capítulo 37 Cambio de medicina
Capítulo 38 Nuevo trabajo
Capítulo 39 Salvando a Gerald
Capítulo 40 Un hermoso sueño
Capítulo 41 Con la dignidad hecha pedazos
Capítulo 42 Un beso
Capítulo 43 El mejor regalo
Capítulo 44 Un suave beso
Capítulo 45 Un hombre extraño
Capítulo 46 Shawn Laird
Capítulo 47 Llamada inesperada
Capítulo 48 La sospecha de Gerald
Capítulo 49 Plan de aborto
Capítulo 50 Está embarazada
Capítulo 51 Sospechas
Capítulo 52 Tienes que abortar
Capítulo 53 El niño se ha ido
Capítulo 54 Un bebé que lloraba
Capítulo 55 Supuesta ilusión
Capítulo 56 Estúpido infiel
Capítulo 57 Una mujer infiel
Capítulo 58 Las emociones que le provoca
Capítulo 59 Un escándalo
Capítulo 60 El dolor de perder a su hijo
Capítulo 61 La desaparición de Ivan
Capítulo 62 Un beso dominante
Capítulo 63 Disculpa forzada
Capítulo 64 Más humillación
Capítulo 65 Tortura intensa
Capítulo 66 Encontrarse de nuevo
Capítulo 67 Nunca seremos una pareja
Capítulo 68 Reunión incómoda
Capítulo 69 La escena de abuso sexual
Capítulo 70 Un grito de ayuda
Capítulo 71 Furia
Capítulo 72 Tensión a escondidas
Capítulo 73 Un visitante inesperado
Capítulo 74 Invitación al banquete
Capítulo 75 Vanidad
Capítulo 76 Una escena en el banquete
Capítulo 77 El beso del demonio
Capítulo 78 Volver a perder el control
Capítulo 79 Una pelea entre dos hombres
Capítulo 80 Una advertencia
Capítulo 81 Verdadera personalidad
Capítulo 82 Cambios inesperados
Capítulo 83 Embarazo
Capítulo 84 Siguiendo el juego
Capítulo 85 Nunca es suficiente
Capítulo 86 Emborrachándose
Capítulo 87 Quién soy yo para ti
Capítulo 88 Pesadilla
Capítulo 89 Anuncio de embarazo
Capítulo 90 Algo anda mal
Capítulo 91 La suplente
Capítulo 92 Un encuentro después de emborracharse
Capítulo 93 Un tipo peligroso
Capítulo 94 La luz en la noche oscura
Capítulo 95 El resfriado
Capítulo 96 El anillo perdido
Capítulo 97 Sospechosa
Capítulo 98 La verdad
Capítulo 99 Posponer la boda
Capítulo 100 Visitando a Ivan
img
  /  3
img
img
img
img