img Todo es un arreglo del destino  /  Capítulo 9 Exponer su verdadero yo  | 3.69%
Instalar App
Historia
Capítulo 9 Exponer su verdadero yo
Palabras:717    |    Actualizado en:17/11/2022

Antes de que Sheila pudiera darse cuenta de lo que estaba pasando, Winnie les había ordenado a las empleadas domésticas que la empujaran.

Mientras estas la sujetaban, Winnie se puso en cuclillas y la abofeteó. "¿Ya olvidaste tu promesa? Si mi amiga no me hubiera llamado desde el plató, no habría sabido que intentaste seducir en secreto a Gerald. No solo te quitaste los anteojos, sino que también llevabas un maquillaje coqueto. ¿No te dije que te destrozaría la cara si me desobedecías?".

Otra fuerte bofetada aterrizó en el rostro de Sheila, pero no había nada que ella pudiera decir para explicarse.

A fin de cuentas, sin importar nada, Winnie no le creería.

Siendo consciente de eso, ella apretó los dientes y los puños en silencio. Entonces el corazón se le rompió al pensar en la condición de Ivan.

Dadas las situaciones, ¿qué tal si...?

"Sí, intenté seducirlo. De hecho, le iba a decir que fui yo quien se acostó con él esa noche, no tú. Y también iba a decirle que no eres más que una cazafortunas". Dicho eso, luchó por ponerse de pie y le sonrió a Winnie como si estuviera lista para lo que fuese.

"¿Acaso quieres morir?", cuestionó Winnie y enseguida la agarró por el cuello, queriendo hacerla pedazos en ese mismo instante.

Independientemente de su cuerpo dolorido, Sheila la miró sin pestañear. "Mientras te asegures de que Ivan sea operado sin problemas, te prometo que nunca volveré a mostrarle mi rostro a Gerald".

"¡¿Cómo te atreves a amenazarme?!", cuestionó Winnie antes de estallar en una carcajada enloquecida. Soltando a Sheila, la miró con calma. "¿Qué te hace pensar que Gerald te creerá a ti y no a mí?", preguntó todavía sonriendo como una loca. Incluso su voz era escalofriantemente fría. "Si tu rostro es destruido, todo volverá a la normalidad".

Para horror de Sheila, esa loca agarró un pequeño cuchillo de una de las empleadas domésticas y comenzó a acercársele. Temblando de miedo, ahora Sheila retrocedió unos pasos.

¡Winnie estaba demente!

Justo cuando estaba a muy pocos centímetros de ella, Sheila cerró los ojos y levantó las manos a la defensiva.

"¡Detente!".

De la nada, Enoch corrió para proteger a Sheila, y su fría mirada recorrió a las personas presentes hasta que sus ojos se posaron en Winnie. "Sheila es tu hermana. ¿Qué demonios estás haciendo?".

"Papá, ella trató de seducir a Gerald aprovechándose de que se parece a mí. ¿No puedo darle una lección?", soltó Winnie en una queja.

Girándose hacia Sheila, Enoch le preguntó en voz baja: "¿Eso es cierto?".

Sheila negó con la cabeza mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas. "Me lo encontré por casualidad...".

Cuando él vio el agravio en los ojos de la chica, el corazón se le ablandó, y secándole las lágrimas, le dijo suavemente: "Lo sé. No es tu culpa".

Después de una pausa, preguntó con suavidad: "¿Cómo está Ivan?".

"Mal. El médico dijo que necesita recibir la siguiente fase del tratamiento. Papá, ¿puedo...?", respondió Sheila, pero vaciló, preguntándose si podría pedirle algo de dinero al hombre que la adoptó y la acogió en su familia.

"Lo sé, y te ayudaré a buscar un donante de médula ósea", replicó él a modo de consuelo apenas captó su tono vacilante.

"¡Papá!", chilló Winnie, queriendo detenerlo.

Sin embargo, la expresión de Enoch se ensombreció, y lanzándole una mirada, le advirtió: "Cállate. Tú y yo hablaremos de esto más tarde. No me importa lo enojada que estés; no puedes hacerle esto a tu hermana".

"¡Ella es adoptada, por Dios! ¿De verdad la consideras tu hija?", escupió Winnie iracunda, y sin esperar respuesta, se dio la vuelta y se fue enojada.

En cuanto se convirtiera en la esposa de Gerald, borraría a Sheila de la faz de la tierra.

Enoch la vio salir, y aunque parecía querer decir algo, luego se detuvo al pensarlo mejor. Con una expresión complicada, suspiró, se dio la vuelta y le hizo un gesto a Sheila para que se fuera también.

Gracias a la promesa de Enoch, ella sintió que se había quitado un peso de encima. Entonces le dio las gracias y luego se retiró a su habitación.

En ese momento, Sheila decidió mantenerse alejada de Gerald.

No obstante, solo unos días después, algo los conectaría firmemente a los dos de nuevo.

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Un trato humillante Capítulo 2 El arete perdido Capítulo 3 Mírame Capítulo 4 Calumnias Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien Capítulo 6 Él le quitó la virginidad Capítulo 7 Arrodíllate y júramelo Capítulo 8 Casi ser reconocida Capítulo 9 Exponer su verdadero yo Capítulo 10 Solo una sustituta
Capítulo 11 Besándose frente a todos
Capítulo 12 Identidades cambiadas
Capítulo 13 Familiar
Capítulo 14 Vivir bajo su sombra
Capítulo 15 Siendo amenazada de nuevo
Capítulo 16 El héroe salva a la protagonista
Capítulo 17 Una mujer vanidosa
Capítulo 18 Yo lo salvaré
Capítulo 19 Humillando a Sheila
Capítulo 20 Defenderla
Capítulo 21 Tubo de ungüento
Capítulo 22 Desaprobación
Capítulo 23 La rueda de la fortuna
Capítulo 24 La llave
Capítulo 25 Un amor robado
Capítulo 26 Drogado de nuevo
Capítulo 27 Una mujer calculadora
Capítulo 28 Que ella pague por eso
Capítulo 29 Quién es esta hermosa dama
Capítulo 30 Visitando a los padres de Gerald
Capítulo 31 Incapaz de distinguir a las dos
Capítulo 32 Dame el anillo
Capítulo 33 Un pervertido
Capítulo 34 Una inmoral
Capítulo 35 Un beso de humillación
Capítulo 36 Amor no correspondido
Capítulo 37 Cambio de medicina
Capítulo 38 Nuevo trabajo
Capítulo 39 Salvando a Gerald
Capítulo 40 Un hermoso sueño
Capítulo 41 Con la dignidad hecha pedazos
Capítulo 42 Un beso
Capítulo 43 El mejor regalo
Capítulo 44 Un suave beso
Capítulo 45 Un hombre extraño
Capítulo 46 Shawn Laird
Capítulo 47 Llamada inesperada
Capítulo 48 La sospecha de Gerald
Capítulo 49 Plan de aborto
Capítulo 50 Está embarazada
Capítulo 51 Sospechas
Capítulo 52 Tienes que abortar
Capítulo 53 El niño se ha ido
Capítulo 54 Un bebé que lloraba
Capítulo 55 Supuesta ilusión
Capítulo 56 Estúpido infiel
Capítulo 57 Una mujer infiel
Capítulo 58 Las emociones que le provoca
Capítulo 59 Un escándalo
Capítulo 60 El dolor de perder a su hijo
Capítulo 61 La desaparición de Ivan
Capítulo 62 Un beso dominante
Capítulo 63 Disculpa forzada
Capítulo 64 Más humillación
Capítulo 65 Tortura intensa
Capítulo 66 Encontrarse de nuevo
Capítulo 67 Nunca seremos una pareja
Capítulo 68 Reunión incómoda
Capítulo 69 La escena de abuso sexual
Capítulo 70 Un grito de ayuda
Capítulo 71 Furia
Capítulo 72 Tensión a escondidas
Capítulo 73 Un visitante inesperado
Capítulo 74 Invitación al banquete
Capítulo 75 Vanidad
Capítulo 76 Una escena en el banquete
Capítulo 77 El beso del demonio
Capítulo 78 Volver a perder el control
Capítulo 79 Una pelea entre dos hombres
Capítulo 80 Una advertencia
Capítulo 81 Verdadera personalidad
Capítulo 82 Cambios inesperados
Capítulo 83 Embarazo
Capítulo 84 Siguiendo el juego
Capítulo 85 Nunca es suficiente
Capítulo 86 Emborrachándose
Capítulo 87 Quién soy yo para ti
Capítulo 88 Pesadilla
Capítulo 89 Anuncio de embarazo
Capítulo 90 Algo anda mal
Capítulo 91 La suplente
Capítulo 92 Un encuentro después de emborracharse
Capítulo 93 Un tipo peligroso
Capítulo 94 La luz en la noche oscura
Capítulo 95 El resfriado
Capítulo 96 El anillo perdido
Capítulo 97 Sospechosa
Capítulo 98 La verdad
Capítulo 99 Posponer la boda
Capítulo 100 Visitando a Ivan
img
  /  3
img
img
img
img