img Todo es un arreglo del destino  /  Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien  | 2.05%
Instalar App
Historia
Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien
Palabras:837    |    Actualizado en:17/11/2022

Las palabras de Herbert hicieron que el rostro de Winnie perdiera su color.

Temblando de ira, estuvo a punto de decirle sus cuatro verdades a ese chico.

No obstante, apretó los dientes. La maldita Sheila definitivamente siempre se hacía la lamentable para que los hombres la protegieran.

Por suerte, Winnie fue lo suficientemente inteligente como para no actuar de manera precipitada.

En cambio, soltó unas lágrimas y miró a Gerald con ojos de animal abandonado. "Gerald, míralo...".

"¿Acaso no comprendes que lo mejor para una tonta como tú es que guarde silencio?". Herbert volteó los ojos con total impaciencia.

"¡Ugh, eres...!".

"Herbert, cuidado con lo que dices", le espetó Gerald a su hermano al ver que Winnie ya no podía contener su ira.

Aunque el chico resopló burlonamente, obedeció y se quedó tranquilo.

"Bueno, ¿qué están haciendo todos aquí afuera? Gerald, lamento no haberte recibido yo mismo. ¡Ven por favor!". Habiendo escuchado la conmoción fuera de la sala privada, Enoch salió para verificar qué sucedía, y no bien vio la situación, se acercó rápidamente con una sonrisa y trató de arreglar la situación siendo muy educado.

Tras una leve reverencia hacia los hermanos Lamont, les hizo un gesto para que entraran en el salón privado.

Una vez que todos estuvieron sentados, Enoch dijo tentativamente: "Gerald, ¿puedo preguntarte por qué nos invitaste aquí?".

"Vine para discutir el compromiso con la señorita Newell", dijo Gerald, yendo directo al grano. Entonces su mirada recorrió a Sheila y finalmente aterrizó en Winnie.

Aunque ya sabían por Winnie lo que había sucedido la noche anterior, Enoch y su esposa, Miranda Newell, no le creyeron del todo hasta que salió de la boca del propio Gerald, e inmediatamente asintieron con sus ojos ahora iluminados de alegría.

Winnie, quien estaba sentada junto a Gerald, trató de apoyarse en él, pero inconscientemente él la evadió.

Eso obviamente la dejó helada, e incluso ella parecía un poco avergonzada. Afortunadamente Enoch se dio cuenta de su situación y la ayudó a tiempo.

De inmediato él se disculpó por la rudeza de Winnie y le lanzó una mirada indicándole que debería disculparse con Herbert.

Aunque renuente, ella estaba acostumbrada a actuar de acuerdo con lo que requería la situación, y si quería casarse con Gerald, no podía permitirse el lujo de ofender a Herbert.

Con eso en mente, Winnie sonrió y le entregó un plato de sopa de champiñones a Herbert. "Prueba esto. Este lugar es famoso por este plato, y la verdad es que es muy delicioso", le dijo en voz suave.

Él estaba ocupado comiendo una gamba asada en ese instante, e hizo como si no la hubiera oído.

La sonrisa de ella se endureció ante eso, y poniéndose de pie, caminó hacia el asiento de Herbert con la sopa en sus manos. Poniendo una mirada de cachorrito, le dijo: "Herbert, me gustaría que probaras esto...".

"Aléjate de mí. No quiero eso". Antes de que ella pudiera darle la sopa, él la empujó.

El detalle fue que el movimiento brusco hizo que la sopa espesa y caliente saliera del tazón y cayera sobre Sheila.

No bien sintió que le cayó en los ojos, ella no pudo evitar gritar de dolor.

Herbert rápidamente se levantó y comenzó a limpiarle la cara con una servilleta. Al darse cuenta de que ella tenía los ojos cerrados con fuerza, inmediatamente preguntó con preocupación: "¿Estás bien? Quítate los anteojos y déjame echar un vistazo".

"¡No! ¡¿Cómo te atreves?!", espetó bruscamente Winnie, pues no podía dejar que Gerald viera el rostro de Sheila.

Por unos tortuosos segundos, la habitación quedó en completo silencio. Todos se preguntaban por qué Winnie no dejaba que su hermana se quitara los anteojos dada la gravedad de la situación.

Los ojos de Sheila ardían por la sopa, pero ella no se atrevió a quitarse los anteojos para limpiarlos.

Y es que los honorarios médicos de Ivan dependían de Winnie...

Al final, terminó forzando una sonrisa para dar la impresión de que estaba bien, y tenía que aguantar hasta que terminara la cena. De pronto escuchó una risa desdeñosa.

"Parece que todos se llevan bien", dijo de repente Gerald, quien había estado callado todo el tiempo.

"Gerald, no pienses mal. Winnie de hecho quería pedirle a alguien que se llevara a Sheila para que la atendieran. Después de todo, aquí no tenemos botiquín de primeros auxilios".

Las palabras de Miranda devolvieron a Winnie a la realidad, y se dio cuenta de que ahora no era el momento ni el lugar para hacer una rabieta. Entonces no se tardó en pedirle a una camarera que se encargara de cuidar a Sheila.

Luego se dio la vuelta para agarrar el brazo de Gerald aduladoramente. "No te preocupes. Sheila tiene la piel gruesa y callosa, así que no...".

La fría mirada de Gerald se posó en ella enseguida, por lo que Winnie no se atrevió a seguir hablando y rápidamente se soltó de él.

Herbert arrugó la nariz con disgusto al cuestionar: "Gerald, ¿en serio vas a casarte con esta hipócrita?".

Anterior              Siguiente
img
Contenido
Capítulo 1 Un trato humillante Capítulo 2 El arete perdido Capítulo 3 Mírame Capítulo 4 Calumnias Capítulo 5 Parece que todos se llevan bien Capítulo 6 Él le quitó la virginidad Capítulo 7 Arrodíllate y júramelo Capítulo 8 Casi ser reconocida Capítulo 9 Exponer su verdadero yo Capítulo 10 Solo una sustituta
Capítulo 11 Besándose frente a todos
Capítulo 12 Identidades cambiadas
Capítulo 13 Familiar
Capítulo 14 Vivir bajo su sombra
Capítulo 15 Siendo amenazada de nuevo
Capítulo 16 El héroe salva a la protagonista
Capítulo 17 Una mujer vanidosa
Capítulo 18 Yo lo salvaré
Capítulo 19 Humillando a Sheila
Capítulo 20 Defenderla
Capítulo 21 Tubo de ungüento
Capítulo 22 Desaprobación
Capítulo 23 La rueda de la fortuna
Capítulo 24 La llave
Capítulo 25 Un amor robado
Capítulo 26 Drogado de nuevo
Capítulo 27 Una mujer calculadora
Capítulo 28 Que ella pague por eso
Capítulo 29 Quién es esta hermosa dama
Capítulo 30 Visitando a los padres de Gerald
Capítulo 31 Incapaz de distinguir a las dos
Capítulo 32 Dame el anillo
Capítulo 33 Un pervertido
Capítulo 34 Una inmoral
Capítulo 35 Un beso de humillación
Capítulo 36 Amor no correspondido
Capítulo 37 Cambio de medicina
Capítulo 38 Nuevo trabajo
Capítulo 39 Salvando a Gerald
Capítulo 40 Un hermoso sueño
Capítulo 41 Con la dignidad hecha pedazos
Capítulo 42 Un beso
Capítulo 43 El mejor regalo
Capítulo 44 Un suave beso
Capítulo 45 Un hombre extraño
Capítulo 46 Shawn Laird
Capítulo 47 Llamada inesperada
Capítulo 48 La sospecha de Gerald
Capítulo 49 Plan de aborto
Capítulo 50 Está embarazada
Capítulo 51 Sospechas
Capítulo 52 Tienes que abortar
Capítulo 53 El niño se ha ido
Capítulo 54 Un bebé que lloraba
Capítulo 55 Supuesta ilusión
Capítulo 56 Estúpido infiel
Capítulo 57 Una mujer infiel
Capítulo 58 Las emociones que le provoca
Capítulo 59 Un escándalo
Capítulo 60 El dolor de perder a su hijo
Capítulo 61 La desaparición de Ivan
Capítulo 62 Un beso dominante
Capítulo 63 Disculpa forzada
Capítulo 64 Más humillación
Capítulo 65 Tortura intensa
Capítulo 66 Encontrarse de nuevo
Capítulo 67 Nunca seremos una pareja
Capítulo 68 Reunión incómoda
Capítulo 69 La escena de abuso sexual
Capítulo 70 Un grito de ayuda
Capítulo 71 Furia
Capítulo 72 Tensión a escondidas
Capítulo 73 Un visitante inesperado
Capítulo 74 Invitación al banquete
Capítulo 75 Vanidad
Capítulo 76 Una escena en el banquete
Capítulo 77 El beso del demonio
Capítulo 78 Volver a perder el control
Capítulo 79 Una pelea entre dos hombres
Capítulo 80 Una advertencia
Capítulo 81 Verdadera personalidad
Capítulo 82 Cambios inesperados
Capítulo 83 Embarazo
Capítulo 84 Siguiendo el juego
Capítulo 85 Nunca es suficiente
Capítulo 86 Emborrachándose
Capítulo 87 Quién soy yo para ti
Capítulo 88 Pesadilla
Capítulo 89 Anuncio de embarazo
Capítulo 90 Algo anda mal
Capítulo 91 La suplente
Capítulo 92 Un encuentro después de emborracharse
Capítulo 93 Un tipo peligroso
Capítulo 94 La luz en la noche oscura
Capítulo 95 El resfriado
Capítulo 96 El anillo perdido
Capítulo 97 Sospechosa
Capítulo 98 La verdad
Capítulo 99 Posponer la boda
Capítulo 100 Visitando a Ivan
img
  /  3
img
img
img
img